Miles de personas en Bombay se encuentran albergadas en Mahul, un vecindario industrializado, al oeste de India.

La contaminación altamente tóxica en el vecindario está provocando enfermedades en las personas, que piden ayuda para que se les reubique en otras zonas del país. Mayuresh Konnur y Janhavee Moole, periodistas del servicio mundial de la BBC, relatan la lucha de estas personas.

“Anita Dhole, de 38 años, se vio obligada a mudarse a un “campamento de tránsito” establecido por las autoridades municipales de Mahul (Bombay, India) en mayo de 2017, luego de que se demoliera el barrio en el que vivía. Desde entonces, dice, ha estado sufriendo (…), -Anita: Tengo problemas respiratorios y sufro de presión arterial alta. La contaminación también afectó mi vista”.

Fue una de las más de 5.000 familias (un estimado de entre 30.000 y 50.000 personas) que perdieron sus hogares en la campaña de demolición y a las que se les ofreció una vivienda temporal en Mahul.

A esos residentes se les prometieron casas en otro barrio de Bombay pero, según los residentes, Mahul no es un lugar habitable ni siquiera para un tiempo corto.

Mahul era un pueblo pesquero, pero actualmente tiene refinerías de aceite, petróleo, fábricas de químicos y fertilizantes. El informe realizado en 2013 por el Hospital Memorial King Edward dijo que alrededor del 67 por ciento de sus residentes se quejaban de la falta de aire, y alrededor del 84 por ciento sufrían de irritación en los ojos.

En 2015, el Tribunal Nacional Verde de la corte ambiental de India señaló que había “una amenaza perceptible para la salud de los residentes” de Mahul debido a la “calidad del aire que prevalece en el área”. pese a ello, autoridades locales afirman que “los niveles de contaminación en Mahul no son diferente a los de otras áreas en Bombay; sus habitantes padecen problemas respiratorios, asma, enfermedades en la piel, tuberculosis, problemas con la presión arterial.

Además de la contaminación, los residentes reclaman que no tienen acceso a instalaciones de agua limpia ni alcantarillado y que el suministro de electricidad no es regular. Tampoco hay hospitales o escuelas cercanas, aunado al desbordamiento de aguas residuales en las calles, siendo uno de los problemas sanitarios más graves que enfrenta la comunidad, las tuberías de aguas residuales están rotas, las canaletas están desbordadas y los cables eléctricos cuelgan por todas partes. El aire se siente cargado, los mosquitos abundan y las ratas pasan corriendo junto a las personas. La mayoría de estas casas de bajo costo están destinadas a familias que han sido reubicadas debido a la demolición de barrios marginales no autorizados.

Cada año, decenas de miles de personas emigran desde zonas rurales en India hacia Bombay en busca de una mejor vida. Pero la mayoría termina viviendo en barrios de chabolas ilegales que a menudo obstruyen carreteras u otras infraestructuras urbanas.

La mayoría de los que se trasladaron a Mahul, incluida Dhole, vivían en un barrio de chabolas a lo largo de las tuberías de Tansa, un conducto de agua de 160 km de largo que atraviesa Bombay y distribuye agua desde el lago Tansa. Más de la mitad de las tuberías están sobre el suelo y, a lo largo de los años, se levantaron casas no autorizadas en sus alrededores.

Los residentes de Mahul han protestado durante meses para que los reubiquen en otra zona. En agosto, el tribunal dijo que las autoridades municipales no podían obligar a las personas a mudarse a Mahul y que debían encontrarles una vivienda alternativa o pagarles un alquiler a las familias que se mudaron, sin que esto haya sucedido.

 

Con información de Primera Voz