Cuando nos atacábamos a cosquillas,

tan eficaces que era imposible defender.

 

Cuando por poco nos cachan tus hermanos

besándonos a escondidas.

 

Cuando nos retratamos bajo una nube

con la forma de un dragón de mil cabezas.

 

Cuando caímos dormidos, abrazados,

mirándole el lado oscuro al corazón.

 

Cuando una canción de Soda Stereo

nos hizo bailar como locos.

 

Cuando nos perdimos bajo una lluvia torrencial

y atravesamos media ciudad empapados, brincando charcos.

 

Cuando nos abrazamos con amor por última ocasión

sin al menos sospechar que era la última.

 

Cuando por fin me di cuenta del cambio de nuestro amor:

cada quién por su propia mano.

 

Cuando escuché por casualidad de tu vida feliz,

con alguien que te quería en serio.

 

Cuando miramos hacia atrás en el tiempo

y nos recordamos por un momento…

 

En cada singular ocasión, lo sé, reímos bien;

reímos ambos, juntos o separados.

Cada vez más alto, fuerte y claro;

felices, sí, no me arrepiento:

Por días y noches

reímos en lo eterno.

 

Edgar Feerman (Cuautitlán Izcalli, 1987) – Escritor mexiquense independiente, con los remanentes de su esperanza depositados en el arte libre. Cuentista, poeta y novelista en proceso. Sus textos “Arena para gato”, “Espiral” y “Escribir”, han sido reconocidos en diversos concursos literarios y revistas. Le gusta imaginar que sus textos son como acertijos que van madurando a la par del tiempo.

Encuéntralo en Twitter y Facebook