El presidente Andrés Manuel López Obrador presentó el nuevo modelo de negocios de la empresa productiva del Estado para el periodo 2019-2022, que se enfoca en una inversión en los primeros tres años de gobierno para que Pemex genere mayor producción y contribuya al desarrollo del país.

Como uno de los ejes cruciales del plan de negocios se encuentra la reducción de la carga fiscal a Pemex por medio de una disminución a la tasa del derecho por la utilidad compartida y una reforma que propondrá el gobierno a la Ley de Ingresos sobre Hidrocarburos. Para 2020, la disminución de la carga fiscal se prevé en 45 mil millones de pesos, y para 2021 otros 83 mil millones. Es decir, entre los dos años se reducirá una carga fiscal de 128 mil millones de pesos.

Al mismo tiempo, con recursos federales se destinarán a Pemex 66 mil millones de pesos para 2019, 38 mmdp para 2021 y 37 mmdp para 2022, lo que significa una inversión total de 141 mil millones de pesos.

Con ello, se perfila que para 2021 Pemex logre superávit tras varios años de pérdidas. En las proyecciones de la empresa se perfila un balance financiero positivo en 38 mil millones de pesos para 2021, de 84 mmdp para 2022 y de 193 mmdp para 2024. El punto más alto se proyecta en 2028 con 459 mmdp, para después tener una reducción a 360 mmdp para 2030.

En enero pasado se llegó a índices de producción de 1 millón 625 mil barriles, un índice histórico a la baja. A partir de enero, agregó López Obrador, se estabilizó la producción en 1 millón 680 mil barriles diarios, lo que implica un incremento de 50 mil barriles. Con el plan de negocios, Pemex prevé incrementar la producción a 2 millones 697 mil barriles en el último año de la presente administración, con un tendencia de incremento al final de la década.

El presidente López Obrador indicó Pemex “era una de las empresas más corruptas del mundo, al grado que está prófugo uno de los ex directores de la empresaria”. Agregó que el plan de negocios busca revertir el “fracaso de la llamada reforma energética”, ya que con esta “mintieron, engañaron, diciendo que con esa reforma iba a llegar mucha inversión extranjera, iba a haber mucha inversión nacional privada, y que se iba a aumentar la producción de petróleo hasta lograr 3 millones de barriles diarios. Lo cierto es que eso no se dio, al contrario, se cayó por completo la producción de petróleo, de gasolinas, y se terminó de arruinar toda la industria petroquímica nacional”.

Con la política aplicada a Pemex en los últimos años, aseguró que recibió “una industria petrolera en ruinas y con el riesgo, en el caso de la producción de petróleo, que se generara una crisis mayor, porque cayó la producción hasta 1.5 millones de barriles aproximadamente con una tendencia a la baja. Por eso se intervino, se ha logrado estabilizar y ya se tiene el plan”.

 

Con información de Primera Voz