El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que ningún niño se va a quedar sin apoyo gubernamental, pero que éste se entregará de manera directa a las familias y no a quienes operaban las estancias infantiles, toda vez que se detectaron irregularidades. Esto, tras las críticas en contra del recorte presupuestal otorgado a las mismas.

Aseguró que no se va a desproteger a ninguno de los 300 mil los menores inscritos en las estancias, pero se encontró que hay informes “adulterados, que no son en todos los casos los niños que se registran y hay todo tipo de irregularidades”.

Por eso la decisión es entregar a los papás de los niños el apoyo. Se destinarán mil 600 pesos cada dos meses por niño y cada familia decidirá si quiere entregar esos recursos a los de las estancias. “Si esa familia dice que con esto yo puedo encargarle los hijos a una hermana, tía o abuela, es decisión de cada familia. Es entregar los recursos de manera directa”, puntualizó López Obrador.

También dijo que el monto del apoyo es equivalente a las becas que se entregarán a los estudiantes de preparatoria.