El presidente Andrés Manuel López Obrador descartó un control oficial de precios de gasolinas y diesel, pero llamó a los grandes distribuidores de combustibles a mantener el equilibrio en la materia. “Estoy seguro que lo van a hacer”, dijo, luego de presentar la lista de las empresas que venden los combustibles más caros, a pesar de que Petróleos Mexicanos (Pemex) les entrega a precios inferiores a la inflación.

López Obrador dijo que el precio puede reducirse en la medida en que haya competencia.

Por su parte, el director de Petróleos Mexicanos, Octavio Romero Oropeza, informó que la empresa vende a las estaciones de servicio el litro de Magna a 17.90; el de Premium a 19.32, y el de Diésel a 19.14 pesos.

López Obrador aclaró que, en algunos casos, las estaciones incluidas en la relación están alejadas de los centros de distribución, lo que explica los precios, e indicó que la información se actualizará cada lunes. “Va a llegar el momento en que, si continúan altos los precios después de explicar más el precio en que Pemex vende, van a ser mal vistos” los concesionarios.

Agregó que, con el reporte, los consumidores podrán comprar donde se venden combustibles más baratos. “Que haya más competencia, que no haya monopolio”, declaró.

En el país hay 12 mil 500 estaciones de servicio y el presidente afirmó que hay consorcios que tienen hasta 500. Refirió que, aún cuando la información la tiene la CRE, su gobierno hará públicos el próximo lunes los nombres de esos conglomerados

 

Con información de Primera Voz