Tras el aval del Senado a las leyes secundarias de la reforma educativa, el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que cada vez que se hace una reforma hay oposición y dijo que esto es consustancial a la democracia. “Ahora están inconformes los que habían apoyado la reforma anterior que se dio en otras circunstancias”.

Indicó que la Reforma Educativa que se aprobó durante el sexenio de Enrique Peña Nieto se impuso desde el extranjero como parte de las llamadas reformas estructurales. “La política neoliberal se imponía a otros países desde las sedes de los organismos financieros internacionales. Empezaron con las cartas de intención donde, aprovechando de que México cayó en crisis a principios de los 80, empezaron a condicionar los apoyos a que se aplicara en México una determinada política. Se tenían que firmar esas cartas de intención para que México pudiera obtener créditos financiamiento, así empezó”.

López Obrador afirmó que, de esta forma, se definió la política fiscal, hacendaria, energética, laboral y educativa del país, y reiteró que “nosotros ya no vamos a seguir con esa agenda”.

“Yo espero que se entienda que la anterior Reforma Educativa no mejoraba la educación, sino polarizaba, causaba enfrentamientos y no mejoraba la calidad de la enseñanza”, señaló.

 

Con información de Primera Voz