Los cuerpos de los salvadoreños Óscar y su hija Valeria, quienes perdieron la vida el pasado domingo al tratar de cruzar el río Bravo para llegar a Estados Unidos, arribaron este domingo a El Salvador.

La tragedia de Óscar y su hija, originarios de la localidad de San Martín (centro), ha consternado a la comunidad internacional tras la publicación de una estremecedora fotografía que muestra sus cuerpos boca abajo a la orilla del río.

Los cuerpos llegaron a San Salvador cerca de las 11.00 h local, tras recorrer más de 120 kilómetros de carretera, y fueron llevados a las instalaciones de una funeraria municipal, que comparte terreno con el cementerio público La Bermeja.

Se espera que Óscar y Valeria sean enterrados en una misma sepultura en dicho cementerio la mañana del lunes tras las exequias, a las que no tendrá acceso la prensa a petición de la familia.

En el país centroamericano aguardaba la llegada de los restos Tania, esposa de Óscar y madre de la niña de menos de dos años de edad.

El joven matrimonio intentaba llegar a Estados Unidos para pedir asilo, como lo hacen muchos de sus compatriotas que tratan de escapar de la pobreza y la violencia de las pandillas que golpean a El Salvador.

La imagen del padre y su hija, según diversos medios de comunicación, es la representación más trágica de la migración centroamericana, que se ha incrementado desde octubre de 2018.

Con información de Primera Voz y EFE