Se han cumplido diez años desde que la Suprema Corte de Justicia de la Nación ordenó la liberación de los paramilitares autores materiales de la Masacre de Acteal.

En la colonia Miguel Utrilla Los Chorros, aseguran Las Abejas de Acteal, la violencia ha vuelto en su contra: destruyeron con violencia las casas y pertenencias de José Vázquez Entzín, Antonio Ramírez Pérez, Alonso Ruiz López, Alonso Jiménez Méndez y Pedro Jiménez Méndez.

La agresión fue perpetrada el sábado pasado, por alrededor de 200 personas encabezadas por el agente municipal Manuel Jiménez Ruiz del barrio “Río Jordán” de la misma colonia Los Chorros.

Los actos violentos se suscitaron a las 18:45 horas cuando arribaron a la casa de Alonso Ruíz López, y la destruyeron. Entre las afectaciones está el saqueo de una tienda de abarrotes, quema de fotografías y archivos de la labor de Las Abejas, así como la destrucción de los telares para la creación de naguas, los cuales eran su sustento.

 

Ante estos sucesos quedaron 25 personas que no pudieron salir del barrio Río Jordan y refugiarse en otro sitio. La mayoría son mujeres y, una mujer que está por dar a luz, una persona de la tercera edad delicada de salud y niños.

Las Abejas de Acteal instan a los tres niveles de gobierno a que protejan la integridad física, psicológica de quienes están en Río Jordan, y es que la organización civil recuerda que han pasado 20 años desde que la primera sala la SCJN permitiera el amparo a 20 paramilitares autores de la masacre con el argumento de que la PGR había fabricado evidencias para inculpar a los detenidos.

 

Las Abejas de Acteal le piden a la CIDH, emita el informe de fondo por el caso 12.790 Manuel Sántiz Culebra y otros “Masacre de Acteal”, donde responsabilice al Estado mexicano por violaciones graves a los derechos humanos y se garantice la no repetición de hechos como el de Acteal.

El antecedente…

La Masacre de Acteal se cometió en el marco del Plan de Campaña 94, guerra contra el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y de las comunidades en resistencia al mal gobierno de México.

Dentro de este plan el poblado de Acteal estaba localizado en la zona de expanción, lugar en que el Ejército mexicano privilegió la acción paramilitar. La Sociedad Civil de Las Abejas de Acteal, fueron clasificadas en este plan como simpatizantes del EZLN y, por lo tanto, como fuerzas enemigas.

En 1997 se aplicó el plan que tenía por objetivo eliminar las Fuerzas de EZLN y sus bases de apoyo. En la masacre murieron 45 personas, cuatro productos que fueron extraídos de sus madres, 26 personas lesionadas graves, cómo ocurrió con Catarina Méndez Paciencia quien recibió 7 impactos de armas de fuego de uso exclusivo del Ejército mexicano, y, que a pesar de la gravedad de sus lesiones, Catalina es sobreviviente que aún busca la verdad y justicia.

La dilación de justicia en el Caso Acteal, consideran, ha sido una estrategia de desgaste integral para propiciar divisiones en la Organización de Las Abejas de Acteal

“hoy de nueva cuenta reafirmamos ante el mundo y que escuchen los autores intelectuales y materiales de la Masacre de Acteal, que Las Abejas y los sobrevivientes de dicha masacre, no podremos ser callados. Y así mismo le decimos al gobierno morenista que piense bien si va a estar de lado de la justicia o también va a proteger a los autores intelectuales y sobre todo al Ejército mexicano, que gracias a la protección de los malos gobiernos hasta la fecha son intocables por sus crímenes”.

Con información de Primera Voz