La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) limitará en 2019 la creación de plazas académico-administrativas y de confianza, así como la adquisición de vehículos nuevos; no otorgará aumentos salariales a sus funcionarios, reducirá el presupuesto para viáticos y pasajes aéreos, bajará en una quinta parte el gasto en sus Centros de Estudios Mexicanos en el extranjero y no autorizará obras de remodelación en oficinas administrativas como parte de las 27 medidas que se implementarán este año como parte de su programa de racionalidad presupuestal 2019, publicado ayer en la Gaceta UNAM.

El año pasado, la UNAM se comprometió a aplicar una política de austeridad y a presentar en enero un programa al respecto. Por su parte, el rector Enrique Graue Wiechers se comprometió a devolver a la tesorería universitaria una parte de su salario, lo cual hizo la semana pasada, cuando rembolsó a la Universidad 22 mil 350 pesos de su primera quincena del año.

El plan de austeridad de la UNAM indica que “la institución se identifica plenamente con los principios de racionalidad, austeridad, disciplina, transparencia, eficacia y eficiencia en el uso y aplicación de los recursos que la sociedad le ha confiado”; también señala que la máxima casa de estudios es auditada de manera interna y externa, y su cuenta pública es entregada a la Cámara de Diputados.

Otras medidas son que en los presupuestos autorizados se aplicará una reducción del 10% en la partida correspondiente a viáticos para el personal y en la de pasajes aéreos. También la asignación al Programa de Extensión y Colaboración Académica se reducirá en un 10%, los recursos asignados para reuniones de trabajo se reducirán en un 50% y se mantendrá una política de no realizar erogaciones para cubrir eventos de fin de año ni obsequiar regalos con este motivo.

Del mismo modo, la asignación autorizada para la partida anuncios varios se reducirá en un 20%, lo mismos que el presupuesto para encuadernaciones e impresiones.

Por su parte, los recursos asignados a la partida correspondiente a los servicios de mantenimiento de equipo de cómputo tendrán una reducción del 15%.

No habrá adquisición de vehículos, con excepción de los que se destinen a nuevas entidades o dependencias y los destinados a las actividades de vigilancia, seguridad y protección civil y operación y mantenimiento de estaciones remotas y trabajo de campo. En ese mismo rubro, la partida correspondiente para el mantenimiento preventivo y correctivo del equipo de transporte se reducirá hasta en un 15% y los recursos para mensajería, correos y telégrafos disminuirán en un 50%.

El importe asignado a las partidas de “Otros Servicios Comerciales, Artículos, Materiales y Útiles Diversos” se reducirá en un 5%.

Únicamente serán autorizadas remodelaciones en aulas, laboratorios y talleres donde se realicen actividades académicas, no así en oficinas administrativas de ninguna entidad académica o dependencia universitaria. Además, las dependencias de la administración central no contarán con presupuesto para la adquisición de mobiliario y equipo, con excepción de las dependencias de nueva creación.

Adicionalmente, las entidades académicas y dependencias universitarias deben utilizar preferentemente los medios electrónicos con que cuentan, con la finalidad de reducir significativamente el gasto en papelería e insumos de impresión. Todos los informes de labores que se presenten deberán ser en medio digital y no impresos. Asimismo, se cancelarán las invitaciones en papel para actos y ceremonias. Tampoco se autorizarán nuevas líneas de telefonía celular, con excepción de las destinadas a los servicios de vigilancia, seguridad y protección civil.

 

Con información de Primera Voz