La subsecretaria de Bienestar, Ariadna Montiel Reyes, informó que de las 9 mil 582 estancias infantiles beneficiadas por la extinta Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), 6 mil 966 están categorizadas como “focos rojos” por el DIF. Es decir, deberían estar cerradas.

Sólo 30% de las estancias infantiles no presenta situaciones de riesgo, 26% presentan situaciones que pueden representar riesgo para los niños que requieren ser atendidos en el corto plazo, y 40% representan actualmente un riesgo para los niños. El 4% restante no contaba con actividad.

La funcionaria explicó que, de un padrón de 330 mil niños, el DIF sólo pudo constatar la atención en las estancias a 245 mil infantes, es decir, 80 mil no están registrados ante las cédulas de las autoridades. Adicionalmente, 109 mil padres, madres o niños también están registrados en alguna dependencia de seguridad social  (IMSS, ISSSTE o Prospera).

Ariadna Montiel también informó que, durante la administración pasada, el Estado de México fue la entidad más beneficiada con el programa de estancias infantiles, pese a estar en el lugar 22 en cuanto a rezago social. En tanto, entidades como Oaxaca, que es el estado con mayor rezago, sólo cuenta con 231 estancias, lo que denota que el programa no contaba con una focalización para combatir la problemática.

Además, las delegaciones estatales de la Sedesol –que definían el pago de los subsidios– reportaban que las estancias funcionaban bien, mientras que la Dirección General de Política Social de la dependencia reportaba que ocho de cada diez estancias incumplían con las normas.

Otra inconsistencia es la duplicidad de registros de familias con acceso al servicio, y también se encontraron diversas irregularidades en el cobro de cuotas por parte de las estancias, ya que estas lo fijaban de manera discrecional. La Secretaría de Bienestar indicó que las estancias cobraban a los padres de familia alrededor de 800 pesos adicionales al subsidio entregado por la Sedesol.

También se halló la existencia de prestanombres, a fin que un responsable pudiera tener acceso a administrar más de una estancia.

 

Con información de Primera Voz