La oficina de la Alta Comisionada de la ONU para Derechos Humanos, Michelle Bachelet, confirmó haber recibido la solicitud de la Cancillería de México para capacitar a los miembros de la Guardia Nacional cuya creación se encuentra en proceso de audiencias públicas en la Cámara de Diputados.

Ayer, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) anunció la solicitud de apoyo; la subsecretaria para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos, Martha Delgado, explicó que se pidió ayuda a Bachelet para formar a la Guardia Nacional en materia de derechos humanos.

Por su parte, Michelle Bachelet dijo haber leído sobre el asunto, pero admitió su falta de conocimiento con respecto a “los detalles sobre la Guardia Nacional”. Reconoció que México ha tenido una situación con las fuerzas policiacas “muy fragmentada, ya que en algunos casos dependían mucho de los gobernadores (…) vimos eso en la situación de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa en la que hubo una especie de vínculo entre fuerzas policiales, militares y narcotraficantes”.

Para Bachelet, el modelo de tener una Guardia Nacional con un sólo mando policial que dependa del ministro del Interior, no es un problema, “pero lo que, si debemos tener en cuenta es que, si incluye la militarización de las fuerzas, eso no lo veo bien”.

 

Con información de Primera Voz