En 1953 les tomaron una foto sorpresa a El Santo y Blue Demon. Su reacción fue saludar inesperadamente y lo que ni imaginaron es que esa pose la calcarían en juguetes clásicos.