Fue 19 de junio de 2016 en Nochixtlán, Oaxaca, cuando policías federales atacaron a maestros y simpatizantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) que mantenían un bloqueo en la autopista Oaxaca-Puebla y en la carretera federal 190, en ese mismo municipio oaxaqueño.

De la agresión de los federales y gendarmería, sobre maestros y población desarmados, el saldo fue de ocho personas que perdieron la vida y más de un centenar heridas. No hay detenidos, ni justicia para las víctimas.

Esta mañana las víctimas acusaron que la Fiscalía General de la República (FGR) se negó a investigar la cadena de mando involucrada en el desalojo violento, así como entrevistar a los ex funcionarios Miguel Ángel Osorio Chong y Enrique Peña Nieto.

El Comité de Víctimas por la Verdad y Justicia 19 de Junio (Covic) dijo que a más de tres años de lo ocurrido, la investigación continúa sin judicializarse, al encontrarse en una etapa preliminar sin señalamiento de los responsables.

El asesor jurídico de las víctimas, Darinel Blas García, explicó que como parte de la ruta planeada por las víctimas, para acceder a la verdad y justicia, el pasado marzo le solicitaron a la FGR que como actos de investigación entrevistará a funcionarios de alto nivel al momento de lo ocurrido, entre ellos al ex presidente Enrique Peña Nieto y Osorio Chong.

Entre las solicitudes se encuentra, también, se entrevistará a Renato Sales Heredia, ex comisionado nacional de seguridad; a Enrique Galindo Ceballos, ex comisionado nacional de la Policía Federal y a Gabino Cué Monteagudo. Sin embargo el Ministerio Público Federal (MPF) de la FGR se negó, rotundamente, al ser entrevistas que no se contemplaban en el proceso.

Ante la negativa, el pasado 10 de junio, el Covic consiguió que un juez de control federal revocara esa decisión pues todos los funcionarios mencionados tenían responsabilidad dentro de la cadena de mando. Pese a ello, el MPF admitió sólo realizar la entrevista a Galindo Ceballos porque “no hay elementos para citar a los demás”. 

“El Ministerio Público determinó no llamar a los demás funcionarios, se opone a que se recaben las demás entrevistas bajo la apreciación de que no hay elementos para llamarlos. La determinación está en proceso de impugnación porque nosotros consideramos que si hay elementos para investigarlos como parte de cadena de mando”, aseguró Darinel Blas.

Por su parte la FGR admitió entrevistas a quienes al momento del desalojo eran: el delegado del CISEN, al ex Secretario General de Gobierno del Estado, al ex Comisionado de la Policía Estatal y al ex Coordinador General de la Agencia Estatal de Investigaciones.

El Covic aseguró al gobierno de AMLO que no “perdonarán” a los responsables, no permitirán “poner punto final al caso”. El presidente del Covic, Santiago Ambrosio explicó que el objetivo es conseguir se investigue toda la cadena de mando, incluidos los más altos funcionarios federales y estatales del anterior sexenio.

“En este sentido, dejamos en claro que no permitiremos que la política de Andrés Manuel de ‘poner punto final y perdonar’ deje impune actos de graves violaciones a los derechos humanos como los ocurridos en Nochixtlán”, aseguró Santiago Ambrosio.

Por lo que Darinel recordó que otras instancias tampoco han actuado como deben, “tal es el caso de la CNDH, que si bien emitió una recomendación por el caso, ésta fue revictimizante y respaldó la versión del gobierno de que el desalojo fue un enfrentamiento”.

Cabe recordar, que desde diciembre de 2017, las víctimas llamaron a la CNDH a rectificar y ampliar su recomendación, sin que a la fecha los afectados hayan recibido respuesta.

Con información de Primera Voz