Un informe estadounidense apuntó el aumento de caídas, accidente vehiculares y ahogamiento provocados por intentar encontrar el mejor autorretrato o selfie. El 72 por ciento de los decesos eran hombres según el estudio que analizó las defunciones durante 2011 y 2017.

En esos años van 259 muertos que han intentado la foto perfecta; el estudio realizado por investigadores de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, recomiendan crear “zonas prohibidas para selfies” en lugares más peligrosos del planeta para estas prácticas, como cumbres de montañas, rascacielos o lagos, al ser estos sitios los que produjeron muchas de las muertes reflejadas en el informe. Desde el Gran Cañón del Colorado a un volcán en erupción, las vías de un tren, la torre más alta de Kuala Lumpur o el Púlpito, el mirador más espectacualr (y peligroso) de Noruega, en el que ya han fallecido varias personas.

Las caídas mortales son algunas de las consecuencias de estas prácticas, a las que también se suman ahogamientos y accidentes de tránsito con resultados fatales. El fallecimiento por ataques de animales, el morir electrocutado, quemado o herido por armas de fuego también aparece con frecuencia en informes de todo el mundo.

La investigación descubrió que la mayoría de las ‘muertes por selfie’ suceden en países como India, Rusia, Estados Unidos y Pakistán. Además, el 72% de las víctimas eran hombres. En 2011 se registraron sólo tres casos, mientras que en 2016 fueron 98 y 93 en 2017.

Sin embargo, el número real de decesos puede ser mucho mayor, ya que no se suele registrar como causa el intentar tomar una fotografía. “Se estima que las muertes por selfie no se reportan lo suficiente y se trata de un problema que debe ser tratado”, apunta el estudio, que también señala que muchas veces la causa que aparece es la de un accidente.

 

Con información de Primera Voz