Sabías que la atracción por similitud es cuando en la persona la atracción se da por un sentimiento de verse reflejado en el otro y sentirse cómodo con eso; es decir, comparten afinidades, gustos, formas de ser y se complementan, además de tener rasgos físicos y pensamientos similares. De aquí nace un buen amor.

Es cierto que nuestra pareja no tiene porque ser exactamente igual, pero al menos tiene que compartir ciertas aficiones, valores e inquietudes. Si podemos elegir ente varias personas (como así hacemos todos) preferimos a alguien que tenga cosas en común que a una persona que sea muy distinta.

Cuanto más similitudes existan entre dos personas, más probabilidades habrá de que se sientan atraídas la una por la otra.

Con información de Primera Voz