La inversión de 500 millones de pesos para el mantenimiento del Sistema Cutzamala que abastece de agua a casi nueve millones de capitalinos en las 16 alcaldías de la CDMX no fueron suficientes para el propósito inicial, debido a que una de las piezas clave en la tubería falló completamente; la “K” invertida, que es un conector trifásico de conducción.

La K invertida es una pieza diseñada por ingenieros mexicanos con un peso de 180 toneladas y 3 metros de diámetro, se buscaba interconectar cada una de sus salidas con dos líneas del sistema.

Inicialmente la instalación de esta pieza se había realizado tres días después que inicio el corte de agua, según en las publicaciones en Twitter de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

El 4 de noviembre la institución informó que a las pocas horas de haberse reiniciado el bombeo en el Sistema Cutzamala, este tuvo que ser suspendido, pues la pieza sufrió un desplazamiento en su montaje, situación que provocó que la capital del país y parte del Estado de México vivieran el corte de agua más largo en su historia.

Con esta obra se dividirían los 9 motores bomba que impulsan 16 mil litros de agua  permitiendo que para cada línea fueran asignados 4 motores y tener un comodín. Para restablecer el servicio colocaron de nuevo los tubos que quietaron inicialmente para asegurar el funcionamiento de la línea 1.

La decisión de la dependencia fue inhabilitar la pieza, que no haya interconexiones entre la líneas, eso no significa que no funcionen ambas, ya que la alimentación es por parte de los motores e informó que se empezó a enviar agua del Sistema Cutzamala a la capital desde ayer a las 18:45 horas.

Con información de Primera Voz y ADN Politico