Javier Duarte de Ochoa, exgobernador de Veracruz, se entregó a autoridades de Guatemala, de acuerdo con un video realizado el día de la captura.

“Hoy es sábado 15 de abril del 2017. Estoy hablando desde la Laguna de Atitlán, en Guatemala. Me estoy entregando y evidentemente darán a conocer como si hubiera sido sorprendido y detenido, pero como verán, estoy totalmente en libertad”, dijo Duarte de Ochoa en el video.

El pasado 9 de julio, Duarte de Ochoa aseguró que pactó su entrega con funcionarios del Gobierno del expresidente Enrique Peña Nieto a cambio de que dejaran en paz a su familia.

“Por supuesto que pacté mi entrega. No me detuvieron, yo me entregué a cambio de que dejaran a mi familia, pacté mi entrega a través de aquel entonces con los que eran mis abogados, se hizo una mesa de trabajo con mi abogado, Marco Antonio del Toro, en la Ciudad de México, donde participaron funcionarios de aquella administración del Cisen, Segob y PGR”, detalló.

Respecto a su familia, consideró que todo el mundo cree que vive en la opulencia, de manera holgada, o en un cuento de hadas; sin embargo, aseveró que se desenvuelve en una situación “muy precaria” en Londres. “Mi hijo el menor se rompió la clavícula y no tenían dinero para ir al doctor. Están allá por necesidad, por la persecución política”, subrayó el exfuncionario.

Finalmente, Javier Duarte acusó que a su esposa “le inventaron un delito basado en el testimonio de un exfuncionario de Veracruz que hoy está libre” y  denunció que la Fiscalía de Veracruz lo torturó y “lo obligaron a declarar en contra de Karime, con el objetivo de tener elementos para poder inventar un delito a Karime y por eso es que Karime tiene que estar allá”.

Previamente, Javier Duarte se ofreció aportar “información valiosa y privilegiada” sobre funcionarios de alto rango que formaron parte del gabinete del exPresidente Enrique Peña Nieto. A través de una carta que envió a la Fiscalía General de la República (FGR), el exfuncionario hizo oficial su intención de revelar información relevante.

“Cuento con información valiosa y detallada contra diversos exfuncionarios, misma que pudiera ser de utilidad para la integración de las indagatorias”, dice la carta.

La condena de 9 años contra el exgobernador Javier Duarte de Ochoa generó indignación e ira en las redes sociales en septiembre de 2018. Un comentario común: “Le salió barato” enriquecerse con dinero público. Activistas y organizaciones plantean que la Procuraduría General de la República (PGR) actuó por instrucciones del expresidente Enrique Peña Nieto para encubrir a Duarte.

 

Con información de Primera Voz