El gobierno de Japón aceptó comprar temporalmente la isla de Mageshima, en la prefectura de Kagoshima, a cambio de 147 millones de dólares con la finalidad de que Estados Unidos pueda realizar allí ejercicios de aterrizaje de aeronaves de sus porta aviones.

El portavoz del gobierno de Japón, Yoshihide Suga, dijo que se había llegado a un acuerdo para comprar la isla el viernes, “tras negociaciones entre el ministerio de defensa y la empresa inmobiliaria que posee la mayoría de la isla”.

Estados Unidos solicitó el traslado de la isla Iwo Jima donde realiza sus entrenamientos a la de Mageshima argumentando que la primera que fue un campo de batalla clave durante la Segunda Guerra Mundial, está demasiado lejos de su base militar de Iwakuni, una ciudad ubicada en el oeste de Japón donde están estacionados los aviones de combate.

Algunos residentes de las islas cercanas a la isla de Mageshima, expresaron su preocupación por el ruido que podría generar la base aérea. Sin embargo Japón depende en gran medida de Estados Unidos en cuestiones de seguridad y se encuentra entre los aliados de éste país.

Mientras EUA recibe ayuda de Japón al comprar la isla, hace unas semanas el gobierno del presidente Donald Trump y Corea del Sur decidieron aplazar las maniobras militares aéreas como gesto de buena voluntad en el diálogo con Corea del Norte.

Con información de Primera Voz