La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), de la Secretaría de Hacienda, habría iniciado una investigación sobre la supuesta venta de terrenos federales y reservas territoriales que habría realizado Rosario Robles, como secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).

Entre los presuntos implicados, también se encontrarían notarios públicos, empresarios del ramo inmobiliario, presuntas empresas fantasmas y funcionarios de Registros Públicos, así como el exdirector de Propiedad Rural de la Sedatu, Luis Bastarrachea Sosa.

Entre las propiedades involucradas, destaca la presunta venta de un predio de 262.5 hectáreas, ubicado en la carretera Cancún-Tulum, en Quintana Roo, que habría sido valuado por un perito en 1,240 millones de pesos, no obstante la Sedatu lo habría vendido en solo 61.4 millones de pesos.

Con información de Primera Voz