No importa cuántas veces falles, ni cuánto tengas que perfeccionar tu técnica. Cuando veas el resultado final y la satisfacción sea total, notarás que todo habrá valido la pena y el esfuerzo.

 

Ilustración: Eysel Abisué Cortés Martínez