El Hospital de Especialidades del Centro Médico Nacional Siglo XXI, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), cuenta con tratamiento de terapia molecular para pacientes que tienen artritis reumatoide grave o que no tienen mejoría con terapia convencional.

Alina Hernández Bedolla, médico adscrito al Servicio de Reumatología del Hospital de Especialidades, señaló que se brinda tratamiento a los pacientes con esta terapia cuando no responden de forma favorable a los medicamentos convencionales tras una valoración de los reumatólogos del IMSS, quienes evalúan las características de cada persona y los síntomas que presentan.

La terapia molecular detiene la destrucción articular que llega a causar discapacidad a través de fármacos de última generación para este tratamiento, también conocido como terapia biológica, que funcionan como inhibidores de una molécula que provoca el proceso inflamatorio de la articulación.

La experta detalló que alrededor del 1.5% de la población mexicana tiene artritis reumatoide, que afecta en mayor medida a las personas entre los 35 y 50 años de edad, y que por cada hombre con este mal existen tres mujeres que lo padecen. Las partes del cuerpo más afectadas son manos, codos, rodillas, columna cervical y cadera.

Explicó que no se conoce cuál es la causa específica de la enfermedad, sin embargo, hay factores genéticos que la predisponen y el tabaquismo o las enfermedades virales provocan que la enfermedad “despierte”, por lo que recomendó a la ciudadanía estar atentos ante síntomas de dolor articular, inflamación y aumento de volumen en las articulaciones.

Destacó que en el Hospital de Especialidades del CMN Siglo XXI, donde se brinda servicio a derechohabientes de la Ciudad de México y de diversas entidades del país, se atienden de mil 800 a dos mil 500 casos al año de pacientes, buena parte de los casos ya con complicaciones y daño avanzado en articulaciones.

Hernández Bedolla dijo que entre los derechohabientes que tienen el padecimiento, hasta un 26% puede requerir una cirugía ortopédica correctiva durante la evolución de la enfermedad, lo cual depende del momento en que se detecte y se inicie tratamiento.

La evolución de la artritis reumatoide sin seguimiento médico puede causar daño a nivel de las articulaciones y deformidad, por eso es importante lograr un diagnóstico temprano e iniciar tratamiento oportuno para evitar que exista progresión de la enfermedad.

 

Con información de Primera Voz