Samuel Little, quien ha estado en prisión desde 2012, asegura haber matado a 93 personas en Estados Unidos, entre 1970 y 2005.

El FBI tiene motivos para pensar que todas sus confesiones son creíbles, y hasta el momento las autoridades han podido corroborar 50 de sus confesiones.

Little, de 79 años dice haber estrangulado a sus víctimas, casi todas del sexo femenino, algunas eran marginadas sociales, en su mayoría mujeres negras.

Con información de Primera Voz