Para muchos el amor es un sentimiento que se construye en la confianza mutua y se refuerza con los momentos del día a día, pero, ¿qué sucede cuando esa confianza es condicionada por una regla que se rompe y hace vibrar los cimientos de la relación hasta el punto del colapso?

Ésta y otras preguntas pueden encontrar respuesta en la obra “Hoy se murió mi tortuga”, de Valeria Fabbri, que tendrá temporada en el Teatro El galeón Abraham Oceransky del Centro Cultural de Bosque (CCB), ‪del 5 de agosto al 5 de octubre‬.

Grosso modo la historia narra un momento en la vida de dos jóvenes, quienes se juran amor hasta el día en el que pierda la vida Roberto, su tortuga.

“Se prometen amor hasta que se muera su tortuga, con la idea de que las tortugas llegan a vivir más de 50 años, una promesa romántica que cuestiona los ideales amorosos a los que hemos estado acostumbrados y, aunque los valores han cambiado, consideramos que las conductas siguen siendo las mismas”, explica Fabbri.

En este sentido, la dramaturga resume el embrollo de su puesta en escena con la siguiente frase: “el amor es incondicional, hasta que cambia la condición”.

Así pues, “La idea inicial del proyecto surge de tres factores: la necesidad o inquietud de levantar un proyecto propio, la muerte de mi tortuga y la intención de escribir un monólogo al que luego tuve que introducir otros personajes. Entonces vinieron a mi cabeza mis mejores amigos: Yoshira y Omar; a partir de ese momento empecé a escribir la historia para ellos”, relató la directora de escena.

En definitiva, es una obra que alude a los jóvenes en su manera de abordar el amor e introduce recursos clichés y lugares comunes que se dan dentro de una relación amorosa, a efecto de que el espectador se vea en ellos y se ría de sí mismo.
La obra es presentada por la compañía Me dijo, le dijo, le dije, como parte del ciclo Jóvenes al Teatro y, para consultar las fechas y horarios del montaje, se puede consultar la página www.inba.gob.mx.

 

Con información de Esquivel para Primera Voz