Donald Trump regresa con las manos vacías de la cumbre con Kim Jong-Un, y es recibido en Washington con anuncios de que se multiplicarán las investigaciones legislativas y de fiscales federales sobre él, su familia, sus negocios y sus socios.

Un día después de que el exabogado personal de Donald Trump lo denunció como tramposo, estafador y lo implicó en una serie de posibles actos delictivos, legisladores demócratas indicaron que convocarán a los dos hijos mayores del presidente y a ejecutivos de la empresa de la familia para interrogarlos.

Michael Cohen, ofreció testimonio este jueves ante el Congreso en una sesión a puerta cerrada frente al Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, donde regresará para otra sesión el 6 de marzo. Sus declaraciones del miércoles ante el Comité de Supervisión y Reforma de la Cámara baja abrieron más pistas y pusieron en jaque al círculo íntimo del ocupante de la Casa Blanca.

El presidente del Comité de Supervisión, Elijah Cummings, indicó que convocará a Donald Trump Jr e Ivanka Trump, y al ejecutivo financiero de la empresa familiar Trump Organization, Allen Weisselberg, todos mencionados por Cohen como enterados, si no es que involucrados, en posibles actos ilícitos del presidente.

El Comité de Inteligencia de la Cámara baja también expresó interés en convocar a Weisselberg, “el tipo que lo sabe todo en relación a los negocios y finanzas personales de Trump”. El ejecutivo ya ha cooperado con investigadores federales en torno al caso penal contra Cohen. Otros dos altos jefes de la empresa de Trump, implicados este miércoles por Cohen, también enfrentarán mayor escrutinio.

Demócratas de la Cámara de Representantes también indicaron que procederán a investigar lo que consideran abusos de poder del presidente por sus ataques contra los tribunales, el Departamento de Justicia, las agencias de inteligencia y los medios –a los que repetidamente ha calificado de enemigos del pueblo–.

 

Con información de Primera Voz