Claudia Sheinbaum Pardo, jefa de Gobierno de la Ciudad de México, señaló que junto con la Comisión Nacional del Agua (Conagua) se revisan las concesiones para la extracción de agua del acuífero otorgadas a la iniciativa privada. Recordó que los permisos no los otorga la ciudad, sino el gobierno federal, y que algunos de ellos son históricos.

Subrayó que se estudia, sobre todo, la extracción del líquido de los pozos para conocer no solamente el consumo residencial y comercial que se factura por conducto del Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex), sino también de la Comisión Nacional del Agua, y manifestó que habrá que ver cuál de esos pozos ya no tienen el destino original bajo el cual se otorgó la concesión, por lo que el propósito es hacer un seguimiento sobre el uso de los mismos.

“Esa es la idea. Esa parte toca ya a la Federación, pero por suerte estamos en una mesa de trabajo y ese es uno de los planteamientos”, manifestó la funcionaria, quien agregó que hay varios temas que se están tratando con la Conagua, como nuevas fuentes de abastecimiento y obras en el Sistema Cutzamala para que pueda haber más agua en la ciudad.

Precisó que también se revisan las concesiones en el uso de pozos para actividades agrícolas, ya que se ha detectado que en realidad el agua que se extrae se está usando para cuestiones relacionadas con el desarrollo urbano. En este sentido, la Conagua otorgó cerca de 200 títulos para la extracción de agua en la capital del país a empresas refresqueras, fábricas de hielo, cerveceras, farmacéuticas, laboratorios, textileras, papeleras, panificadoras e incluso inmobiliarias, lo que representa casi la mitad de los pozos que opera el Sacmex, que suman 450.

 

Con información de Primera Voz