El gobierno norteamericano informó que quienes hayan cruzado ilegalmente la frontera desde México, no podrán solicitar asilo político.

De acuerdo con el Fiscal General Interino, Matthew Whitaker y el Secretario del Departamento de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen “el presidente tiene la amplia autoridad para suspender o restringir la entrada de extranjeros en los Estados Unidos si determina que es de interés nacional hacerlo”.

Comentaron que el número de solicitudes recibidas impide que éstas puedan tener respuesta rápida para quienes realmente lo merecen.

Con esta medida se pretende impedir que los integrantes de la caravana migrante puedan permanecer en el país norteamericano.

Con información de Primera Voz y HCH.