Recrear la vida de un personaje de la envergadura de Frida Kahlo representa una enorme responsabilidad, no sólo por la complejidad de su personalidad, sino por la interesante y vasta vida que tuvo, compuesta de viajes, relaciones y situaciones.

Sin embargo, Humberto Robles se metió de lleno en la vida de la pintora y a través de múltiples textos, cartas y documentos personales, pudo extraer material que le permitió escribir en 1998 el monólogo Frida Kahlo Viva la Vida.

Se trata de un montaje que inicia la noche del Día de Muertos, donde la autora ‪de Las Dos‬ Fridas cocina mientras espera a sus invitados: a partir de ese momento una idea lleva a la otra y de esta manera hilvana sus relaciones con Diego Rivera, León Trotski o André Bretón y su estancia en ciudades como Nueva York o París.

Y de acuerdo con el mismo Humberto Robles, son testimonios fidedignos que pudo rescatar de los documentos a los que tuvo acceso, incluyendo la cruda narración del accidente que marcó la vida de la artista y fue piedra angular de su obra.

De esta manera el público podrá escuchar a Frida Kahlo en una temporada que empieza ‪este sábado 8 de junio‬ y se extenderá cada semana el mismo día ‪hasta el 20 de julio‬ en el Foro 4 Espacio Alternativo del Centro Cultural Helénico.

Contexto de la puesta

Frida Kahlo Viva la Vida se estrenó en México en junio de 2001 con una buena respuesta por parte de la crítica, lo cual le valió ese mismo año el premio a la Mejor Iniciación Dramática de la Asociación de Periodistas Teatrales.

A lo largo de 20 años la obra se ha presentado en países europeos como España, Italia, Inglaterra, Alemania, Francia y Portugal; en Sudamérica en países como Argentina, Brasil, Uruguay, Colombia, Chile Venezuela y Perú; en Estados Unidos y Canadá; así como en Australia.

El año pasado la obra se montó, además de la Ciudad de México, en Alemania, por primera vez en el idioma de aquélla nación y este 2019, además, se ha presentado en Sídney, Australia.

 

Con información de Esquivel para Primera Voz