Catalogada como la mejor voz varonil de la historia destacada por su rango, su tono de barítono y la capacidad para cantar en subarmónico, Freddie Mercury moría a la edad de 45 años el 24 de noviembre de 1991, a causa del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida.

Farrokh Bulsara, mejor conocido como Freddie Mercury, fue un artista quien desde sus inicios mostró su don como cantante y compositor, se rodeó de personas ventajistas que lo llevaron por un camino de destrucción; sin embargo, siempre tuvo a sus seres que lo amaron hasta el final, su esposa Mary Austin, su última pareja Jim Hutton, y Queen. 

Bohemian Rhapsody

Diez años después de que se planeara el estreno de la representación de la vida de Freddie Mercury y Queen, por fin en 2018 se estrenó en la pantalla grande “Bohemian Rhapsody”, que retrata una perspectiva de la voz más poderosa de todos los tiempos y las adversidades que enfrentó. 

Primero se habló de un rodaje caótico sobre el que se llegó a publicar que el director desapareció y que fue despedido por ello. Ahora, tras el estreno, han llovido críticas, no necesariamente negativas sobre la vida de Mercury, debido al abordaje de la cinta y la ansiedad que causa por el fervor de la historia. Lo que es un hecho, es que el resultado es demasiado suave por el estilo conservador de Hollywood. 

La voracidad sexual de Fredy

La famosa voracidad sexual del cantante y la enfermedad causante de su muerte y con la que convivieron él y su entorno más íntimo durante cuatro años desde le fue diagnosticada en 1984. Los episodios más salvajes de una de las mayores estrellas del rock de la historia. Excentricidades y excesos quedaron en el registro de las personas que lo rodeaban y en algunos famosos contemporáneos. 

Elton John confesó en una entrevista que las fiestas de Freddie Mercury le dejaban agotado. De todas aquellas juergas siempre se ha recordado la que celebró en el Hotel Fairmont de Nueva Orleans en 1978, en la que agasajó a los invitados con rituales de vudú en los que un artista arrancaba las cabezas a los pollos con la boca. Además, los camareros servían desnudos y un grupo de hombres enanos se paseaban con bandejas repletas de cocaína atadas a sus cabezas.

Llevó a Lady Di a un bar gay. La princesa Diana de Gales y Freddie Mercury eran amigos, pero la esposa del heredero al trono de Inglaterra no podía dejarse ver en las fiestas del cantante. Hasta que Freddie y un grupo de sus fieles disfrazaron de hombre a Lady Di y la llevaron a pasar una noche loca al club gay favorito del líder de Queen en Londres.

Relación con Michael Jackson

Jackson era un gran fan de Queen, por lo que de inmediato se hicieron colegas y comenzaron a colaborar. Mercury estuvo un tiempo en la mansión de Jackson y grabaron varios temas. Al parecer la amistad entre ambos se enfrió de golpe cuando Michael entró a su salón y vio a Freddie metiéndose una raya de coca utilizando un billete de cien dólares.

Esto generó un rechazo rotundo del Rey del pop hacia Freddie Mercury que derivó en un distanciamiento que jamás se resolvería, y así, ambos continuaron sus caminos. 

Feliz cumpleaños 39, Freddie

Mercury organizaba fiestas extravagantes fuera de lo común e insistía en que las personas que él quería que estuvieran presentes se hiciera hasta lo imposible para que estuvieran con él, al grado de contratarles aviones privados para sus traslados. 

El cantante casi paralizó Munich para celebrar su 39 aniversario en 1985. Hubo bailarinas, comefuegos y un pastel de dos metros de alto, además de espectáculos con drags (persona que crea e interpreta un personaje andrógino con rasgos externos que no corresponden con los de su propio sexo) masculinos y femeninos, para ambientar su cumpleaños. 

Muchos de los invitados contaron después que la fiesta se prolongó durante tres semanas.

Anécdotas, testigos y complacidos

El sexo en todas su variantes nunca faltaba en una fiesta organizada por él. Los Drag Queens practicaban felaciones a invitados VIP por debajo del mantel. 

El sexo se consumía como en un buffet libre, y nunca mejor dicho, porque la comida a menudo se servía sobre cuerpos desnudos de hombres y mujeres. 

Para satisfacer a sus invitados plenamente, Mercury contrataba a profesionales del sexo de ambos géneros que trabajaban sin descanso hasta que la fiesta terminaba. 

Eventos a los que asistieron David Bowie, Mick Jagger, Keith Richards o Dave Stewart, entre otros famosos, y a los que a veces mandaba su avión privado a recogerles para que no faltaran.

Su familia, Queen

A finales de 1982 todos los miembros de Queen decidieron que querían separarse temporalmente; estaban nerviosos unos con otros y las discusiones eran cada vez más frecuentes. Llevaban doce años grabando y haciendo giras juntos y consideraron que era hora de darse un respiro. 

Según fue una decisión unánime, y anunciaron que en 1983 no realizarían giras. Decidieron caminos distintos durante ese año y ver lo que pasaba. No consideraban que fuera una “ruptura”, aunque eso fue lo que dijo la prensa.

Los rumores acerca de la división de la banda se le atribuían a que Freddie tenía un contrato en solitario con una jugosa cantidad de dinero, aunado a que sus compañeros Brian May (guitarra), Roger Taylor (batería) y John Deacon (bajo), estaban hartos de la actitud de Freddie; déspota, arrogante y sin rumbo. 

La necesidad de Freddie y Live Aid

A Freddie Mercury se le dificultaba expresar su don en solitario y en 1984 Queen regresó al abordaje en un álbum que enmarcaba sus raíces. En 1985 Queen tocaría en uno de los conciertos más grandes de toda la historia del rock, el Live Aid, donde Mercury fue el gran protagonista del evento. 

La presencia de Mercury en el escenario fue avasalladora, lo que hizo que su actuación de 20 minutos pasara a la posteridad; 74 mil espectadores abarrotaron Wembley para presenciar al artista con la voz más poderosa de todos los tiempos. 

Con información de Primera Voz y Los tesoros de Queen: 40 años de Queen