De los deportistas más admirados en el mundo por su desempeño, calidad, longevidad y lealtad, está Francesco Totti, que a la edad de 41 años se retiró del Club A.S. Roma de Italia, en una de las más emotivas despedidas en la historia del futbol y que prometió que nunca en su vida usaría otra casaca que no fuera la de la Roma; aunque tuvo ofertas jugosas de clubes de la MLS, decidió no jugar más al soccer para cumplir con lo prometido.

Así fue que Totti estuvo 24 años jugando para el equipo de sus amores La Lupa (Loba) donde ganó la Serie A en 2001 y un bicampeonato en la Copa Italia en 2007 y 20018. Totti es un símbolo del futbol mundial y también reconocido por ser campeón mundial de la FIFA en 2006.

Por si fuera poco, el mediocampista italiano rechazó múltiples ofertas del Real Madrid y recientemente reveló que tampoco quiso ir a la MLS donde le ofrecieron un contrato, además de otras opciones en Asia. Su promesa fue cumplida y con todo el dolor de su corazón expresado en su último encuentro en 2017 como mediocampista de la Roma.

Jugadores como Francesco Totti no nacen frecuentemente. Quedará para las próximas generaciones su legado e historia registrada en la memoria de quienes lo vieron jugar y en archivos.

Con información de Primera Voz y Récord.