Un día como hoy hace 90 años nació el rico, complejo, abundante y ávido de la palabra Carlos Fuentes (1928-2012), autor fundamental del Boom Latinoamericano y autor de al menos 20 novelas, cuentos, ensayos y participación en siete guiones cinematográficos.

Recibió el Premio Cervantes en 1987, en 1994 el Príncipe de Asturias de las Letras; gozó de títulos como Caballero Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica, además de ser miembro honorario de la Academia Mexicana de la Lengua y recibió múltiples honoris causa de parte de universidades como la UNAM, Harvard o Cambridge.

La mejor manera de recordar a un escritor es volver a su obra, leerlo y releerlo, para conocerlo mejor, para ver esos detalles que antes no se advirtieron; por esa razón aquí van cinco títulos fundamentales para disfrutar y celebra a este gigante de las letras.

*La región más transparente (1958)*

Como un retrato de esta urbe en la década de los 50, Fuentes usa a la ciudad como pretexto para entrelazar las historias de varios personajes e invitar al lector a seguir el hilo hasta desbordarse en un final de veta crítica hacia lo político y lo social.

*Aura (1962)*

Quizás una de la obras más leídas del escritor mexicano, al ser conocida desde niveles básicos como la secundaria; envuelve al lector en un ambiente misterioso y misticismo adictivo, que llevan a acompañar al protagonista a conocer cuál es el trasfondo entre la relación de Aura con su tía, con quien vive en la calle Donceles 815.

*La muerte de Artemio Cruz (1962)*

Sin duda una de las características de Fuentes es la crítica política y social, la cual se ve reflejada en esta novela, que presenta al protagonista (un empresario adinerado) en su lecho de muerte y describe sus años mozos, desde la Revolución Mexicana hasta sus últimos días como corrupto, infiel y “colmilludo” para conseguir lo que quiere.

*La silla del águila (2003)*

Se trata de una visión futurista del autor sobre la situación política de México en un plano nacional e internacional. De cara a la contienda electoral, la sociedad mexicana se ve envuelta en una serie de conflictos por los intereses de múltiples sectores, aunado al descontento de Estados Unidos con los comentarios del presidente.

Como dato quisquilloso, este libro fue el que el presidente Enrique Peña Nieto confundió con uno de Enrique Krauze en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara en 2011.

*Federico en su balcón (2012)*

Con ésta se despidió el grande de la pluma latinoamericana. Y es que la edición de dicha novela fue póstuma y perfecta para que los lectores férreos de Fuentes sintieran que nunca murió.

Se trata de una dilucidación entre dos personajes: uno de ellos el mismo Carlos Fuentes y el otro Friedrich Nietzsche, quienes hilvanan un relato de muerte y una introspección a la vida del escritor. Este libro es considerado su testamento literario.

Con información de Primera Voz