El presidente Andrés Manuel López Obrador señaló que el problema en la distribución de gasolina en la Ciudad de México se debe este jueves a que el ducto de Pemex que va de Tuxpan, Veracruz, a la alcaldía de Azcapotzalco fue saboteado.

“El problema de la escasez de gasolina en la Ciudad de México se originó porque hubo un sabotaje a un ducto de conducción de combustible de gasolinas de Tuxpan a Azcapotzalco,  se restableció el servicio todo el día y después lo volvieron a bloquear”, afirmó este jueves en conferencia de prensa.

“Teníamos previsto, ese fue el informe que nos dieron de Pemex, que hoy a las 5 de la mañana íbamos a poder regularizar el abasto en la ciudad, pero a las 10 de la noche (del miércoles) volvieron a afectar el ducto”, acusó.

Por ello, López Obrador anunció el reforzamiento de la seguridad, por parte del Ejército, en más de mil 600 kilómetros de los seis principales ductos que transportan combustible.

Con información de Primera Voz