La inteligencia emocional define cómo manejamos nuestro comportamiento, navegamos las complejidades sociales y tomamos decisiones para alcanzar resultados positivos.

La inteligencia emocional se puede mejorar, entrenando a nuestro cerebro, repitiendo actitudes y acciones inteligentes. Cuando el cerebro refuerza estos comportamientos, las respuestas anteriores se van borrando de los caminos neuronales, respondiendo con más inteligencia emocional.

Es importante revisar nuestro comportamiento y detectar aquellos que surge desde una baja inteligencia emocional:

  1. Te estresas con facilidad: La inteligencia emocional  ayuda a manejar mejor el estrés al ayudarte a identificar las situaciones que agobian y a enfrentarlas adecuadamente
  2. Te cuesta trabajo ser asertivo: Las personas con buena inteligencia emocional tienen un buen balance de buenos modales, empatía y cordialidad, pero son capaces de establecer límites. Esta combinación es ideal para manejar los conflictos.
  3. Tienes un vocabulario emocional limitado: Las personas inteligentes emocionalmente dominan sus emociones porque saben identificarlas y tienen un gran vocabulario para nombrarlas. Muchas personas simplemente definen su estado de ánimo como “malo”, las emocionalmente inteligentes saben decir “frustrado”, “ansioso”, “irritable”, etc. Cuanto más específica sea la palabra, mejor conocimiento tendrás de qué estás sintiendo, qué causa la sensación y qué hacer al respecto.
  4. Asumes cosas rápidamente y defiendes tus posturas con vehemencia: Las personas que carecen de inteligencia emocional forman opiniones rápidamente. Las personas emocionalmente inteligente trabajan sus pensamientos porque saben que las reacciones iniciales se mueven por los sentimientos.
  5. Guardas rencores: Las emociones negativas que vienen con los rencores son una respuesta al estrés, guardar ese estrés es muy dañino ypuede tener consecuencias devastadoras con el tiempo.
  6. No sueltas tus errores: Revivir demasiado los errores hace que te dé ansiedad y miedo de intentar cosas nuevas, mientras que olvidarlos por completo hace que los repitas.
  7. Sientes que la gente no te entiende: Porque no puedes dar tus mensajes de la manera correcta.
  8. No sabes cuáles son tus “disparadores”: Los “disparadores” son situaciones o personas que nos presionan y nos llevan a actuar de manera impulsiva. Las personas emocionalmente inteligentes los conocen, analizan y evitan las esas situaciones o individuos.
  9. No te enojas: No es que las personas emocionalmente inteligentes no se enojen, pero manejan mejor sus molestias para obtener el mejor resultado posible.
  10. Culpas a otros por cómo te hacen sentir: Las emociones vienen de dentro. Es muy tentador atribuir tus sentimientos a las acciones de otros, pero debes tomar responsabilidad por ellas.
  11. Te ofendes con facilidad: Si sabes muy bien quién eres, es difícil que las cosas que otros dicen o hacen respecto a ti te molesten.

Con información de Primera Voz y Entrepreneur