Rosendo Ibáñez y José Vicente Pérez eran dos ciclistas originarios de Jalisco, que se encontraban practicando senderismo en la Isla Blanca, una zona de playas aún vírgenes en Quintana Roo.

Al no regresar a sus domicilios, desde el pasado 5 de agosto fueron reportados como desaparecidos e iniciaron los operativos de búsqueda.

Casi tres semanas después, la Fiscalía General del Estado de Quintana Roo confirmó el hallazgo de los cuerpos en el interior de un pozo en la Supermanzana 112.

La Unidad de Desaparecidos de la Fiscalía General del Estado aplicó diversos métodos de rastreo en sitios potenciales para su localización, en la que participaron en diversas jornadas, elementos de la Policía Ministerial, Guardia Nacional, Bomberos, Protección Civil, apoyados de caninos y tecnología.

Tras el hallazgo, fue necesaria la intervención de personal de bomberos para el rescate de los cuerpos, los cuales fueron trasladados al Servicio Médico Forense para que fueran identificados por sus familiares ante las autoridades ministeriales

Los atletas de 45 y 33 años de edad, según describieron los familiares, eran precavidos con las rutas que seguían, principalmente José Vicente Pérez, el mayor, pues practicaba este deporte de manera profesional.


Con información de Primera Voz