Voluntarios de un centro de rescate de animales encontraron en Missouri, Estados Unidos, a un cachorro nacido con una segunda cola que brota de la mitad de su rostro, justo entre los ojos.

La llamativa característica llevó al personal del refugio a nombrar al cachorro Narval, en honor a un tipo de ballena ártica que se distingue por tener un gran colmillo que se asemeja a un cuerno de unicornio.

El cachorro parece ser una mezcla de perro salchicha, con las patas cortas de un perro wiener, pero de color tostado, pelaje suave y la forma de cabeza que recuerda a un golden retriever.

Una visita al veterinario confirmó que, a diferencia de la cola normal, la cola extra de Narval, no tiene huesos en su interior. Las radiografías mostraron que el apéndice no tiene vértebras, que generalmente se encuentran en las colas, es por eso que la protuberancia de la cabeza no está conectada ni puede moverse.

Con información de Primera Voz y Tekcrispy