El presidente Andrés Manuel López Obrador consideró que el desabasto de gasolinas en el país se está magnificando y aseguró que existe gasolina suficiente, además de que la falta de combustible en algunas regiones se debe a los ajustes para evitar el robo del hidrocarburo.

El mandatario reafirmó su estrategia, consistente en dejar de transportar temporalmente gasolina por ductos y hacerlo con pipas. De este modo, el robo disminuyó de mil 100 pipas diarias a un promedio de 100, es decir, un déficit superior al 90%.

El mandatario reiteró que su gobierno está operando un cambio en el sistema de distribución y advirtió que, de ser necesario, se cambiará por completo. Además, hoy se reforzará el plan de vigilancia con 900 elementos del Ejército para un total de cuatro mil inmersos en los operativos, y aseguró que el abasto se normalizará en breve.

También hizo un llamado a quienes veían el robo y comercialización de combustible como forma de vida, a acogerse a los programas sociales que esta semana iniciarán en todo el país, e inclusive se refirió a las protestas que en algunas zonas se han encausado contra los operativos militares.

López Obrador sostuvo que no existen amenazas concretas a funcionarios ni instalaciones estratégicas, y añadió que aun cuando las hubiera no servirían de nada, pues mantendrá su plan.

También señaló que la investigación de corrupción de funcionarios en PEMEX pues sigue en curso y expuso que la presión es porque el robo continúa, pues apenas abren una válvula y empieza la detección de fugas en una especie de sistema paralelo al de PEMEX de distribución de combustible, que se permitió a través de los años y que ahora se enfoca en eliminar.

 

Con información de Primera Voz