Este 2019, el Colegio Nacional expande sus fronteras al signar su participar en múltiples acciones a lo largo del año con la Secretaría General Iberoamericana, como son la creación de la Enciclopedia de la Literatura en Iberoamérica y la Biblioteca Digital del Patrimonio Iberoamericano.

Esto luego de que el martes pasado el presidente del Colegio Nacional y la titular de la Secretaría General Iberoamericana, Rebeca Grynspan, firmaron un convenio de trabajo en un acto protocolario, mediante el cual la comunidad científica, artística y de humanidades nacional llegará a todos los países que conforman la región.

El contexto de esta contribución de México es por el Año Iberoamericano de los Archivos para la Memoria y la Transparencia, decretado en la XXVI Cumbre Iberoamericana, celebrada en noviembre del año pasado en Guatemala.

Para el presidente del Colegio Nacional, José Ramón Cossío, el convenio representa “el inicio de una relación muy provechosa para ambas instituciones y un catalizador hacia Iberoamérica”, ya que siempre se ha buscado incrementar la presencia dentro y fuera del país.

Además, Cossío detalló que este convenio llega en muy buen momento para la cooperación en proyectos de mejora de organización, descripción, conservación y difusión del patrimonio documental del Colegio.

“Muchos miembros han tenido y tienen una dimensión internacional impresionante: la proyección de sus trabajos y la creación de redes es un asunto central para El Colegio”, aseguró el colegiado.

La firma del convenio contó con la presencia del encargado de la oficina de la Secretaría General Iberoamericana en México, Roberto Carlos Gutiérrez y la secretaria y administradora de la institución, Teresa Vicencio Álvarez. Asimismo, estuvieron los colegiados Vicente Quirarte y Christopher Domínguez Michael.

Sus miembros: de Diego Rivera a Alfonso Cuarón

El presidente de México en 1943, Manuel Ávila Camacho, fundó por decreto el Colegio Nacional, con la intención de agrupar en un solo lugar a los científicos, artistas y literatos de México.

El decreto estableció que la comunidad intelectual tenía que dictar conferencias en el recinto, las cuales fueran abiertas a todo público y con carácter de gratuidad, lo cual se hace desde entonces.

Aunque en un inició se indicó que sólo había lugar para 20 intelectuales de origen mexicano, en 1971 Luis Echeverría Álvarez subió a 40 el número de sillas disponibles para formar parte del colegio, mientras que Ernesto Zedillo Ponce de León agregó que pueden formar parte de la comunidad aquellos intelectuales que se hubieran naturalizado mexicanos.

Por sus filas han pasado nombres como Alfonso Reyes, Diego Rivera, José Vasconcelos, Antonio Caso, Carlos Chávez y Mariano Azuela; actualmente son parte Luis Villoro, Eduardo Matos Moctezuma, Antonio Lazcano y Alfonso Cuarón, entre otros.

El recinto ofrece charlas, presentaciones de libros, mesas de debate y proyección de películas en su sede, ubicada en Donceles, número 104, en el Centro Histórico.

 

Con información de Esquivel para Primera Voz