Edward Sirat, director general de Lion Air, reconoció que la aeronave había tenido un problema técnico en un vuelo previo que se resolvió siguiendo el protocolo.

Pese a que no entró en detalles del percance, dio a conocer que había iniciado operaciones en agosto pasado y su construcción se realizó durante el 2018.

En su último vuelo viajaban 178 pasajeros adultos, un niño, dos bebés y ocho, empleados de la aerolínea.

El vuelo salió a las 6:20, hora local del lunes y cayó apenas 13 minutos después de su despegue a unos 30 o 40 metros de profundidad. Inmediatamente iniciaron labores de rescate; sin embargo, los involucrados en éstas comentaron que difícilmente hallarían personas con vida.

Hasta el momento se han recuperado algunas pertenencias de los pasajeros.

Con información de Primera Voz