El reporte destaca que las temperaturas del aire en la superficie en el Ártico han seguido calentándose al doble de la velocidad con respecto al resto del mundo. En los últimos cinco años, han superado todos los registros anteriores.

El 2018 ha sido el segundo año más caluroso en la región desde que comenzó a llevarse registro de su temperatura en 1900. Solamente el 2016 fue históricamente más caluroso que el promedio en las últimas tres décadas, con un 1.7Cº.

El calentamiento continuo de la atmósfera ártica y el océano están impulsando un amplio cambio en el sistema ambiental en formas predichas y, también, inesperadas”, advierten más de 80 científicos de 12 países, que ayudan a realizar el informe de la agencia científica estadounidense.

Sin este hielo más antiguo, el planeta se calentará aún más rápido, explican los científicos, ya que en vez de que el calor solar sea desviado por este hielo, es absorbido por el océano.

El calentamiento del Océano Ártico coincide con la expansión de la proliferación de algas tóxicas nocivas que crecen en la parte inferior del hielo debido a la luz que atraviesa conforme este se adelgaza, lo cual amenaza la cadena alimenticiade los peces, focas y osos polares en la región.

Con información de Primera voz y Hipertextual