El famoso reto viral llamado #10YearsChallenge tiene inesperados usos en Facebook e Instagram, ¿será que se está utilizando para mejorar las tecnologías de reconocimiento facial?

El reto de los diez años, consiste en publicar una foto de hace diez años, junto a otra de 2019. Este juego se extendió velozmente con participantes tanto de usuarios comunes, como de celebridades; el reto solo en Instagram ha acumulado 3.5 millones de publicaciones y pese a que parece un inocente juego, será cierto que es así. 

Algunos medios y redes sociales han mostrado una preocupación por las implicaciones que este reto puede tener y que los usuarios desconocen. 

Kate O’Neill, experta en estrategias digitales y quien se define como tecnohumanista, en su artículo publicado en la revista Wired, se pregunta irónicamente: “El reto de los 10 años es solo un meme inofensivo, ¿cierto?”.

Aunque no hay manera de saber exactamente para qué, si es el caso, se están utilizando las fotografías del reto, O’Neill menciona algunos de los posibles escenarios, unos inocuos, pero otros, inquietantes; y es que las compañías tecnológicas invierten grandes recursos en mejorar sus sistemas de reconocimiento facial. 

Empresas como Facebook o Google se dedican a rastrear la red para recopilar grandes volúmenes de información. Bajo esa lógica, el #10YearsChallenge simplemente les facilita esa tarea. “Es solo un juego”, dice Jain. “Pero en el proceso estamos dando información valiosa y etiquetada (…) Es una forma inteligente de recolectar información”.

El uso de los datos que se pueden obtener de un reconocimiento facial puede tener usos positivos como para encontrar niños que llevan tiempo perdidos y que a través de un sistema de reconocimiento facial se pueda calcular cómo se ve ese niño hoy día. Otros usos se relacionan con la publicidad, sin embargo, hay un riesgo con otras consecuencias.

“La forma en la que estás envejeciendo puede tener inmensas implicaciones en el futuro”, dice Ann Cavoukian, experta en temas de privacidad y tecnología en la Universidad Ryerson en Canadá.

Cavoukian explica que si un sistema es capaz de notar lo rápido que envejeces, puede utilizar esa información para aumentar el precio de un seguro de vida o de salud.

Las compañías tecnológicas invierten grandes recursos en el reconocimiento facial. Evitemos la paranoia, pero estemos conscientes de que todas nuestras interacciones en redes sociales dejan un rastro. Ante la polémica 

Facebook afirmó que el #10YearsChallenge “es un meme generado por un usuario y que se volvió viral por sí solo”.

“Facebook no comenzó esta tendencia… y no gana nada de este meme”. Además, la red social advierte que cualquier persona puede la opción de reconocimiento facial en cualquier momento. Los expertos recomiendan ser cautelosos con lo que compartimos en la redes.

Con información de Primera Voz