rhdr

Dos jóvenes de 22 años de edad murieron violentamente ayer en el interior de la Unidad Académica de Derecho de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), mientras se encontraba en la institución el Fiscal General de Justicia del Estado, Francisco Murillo Ruiseco con un grupo de escoltas de la Policía Ministerial.

Una de las víctimas es una mujer estudiante de décimo semestre, ejecutada a quemarropa con al menos ocho disparos, presumiblemente a manos de un excomandante de la Policía Ministerial.

La segunda persona fallecida es un joven no identificado aún, a quien otros policías ministeriales intentaron detener por ser “sospechoso” y, cuando forcejeaba con los agentes, murió de “insuficiencia respiratoria”.

Todo ocurrió mientras Francisco Murillo Ruiseco sostenía una reunión con Juan Carlos Guerrero, director de esa escuela, y un grupo de maestros, con quienes se dice trataba el caso de Juan Manuel Rodríguez Valadez, reconocido catedrático de Derecho, quien aproximadamente a las 7:40 horas, tiempo local, del mismo miércoles, mientras impartía clase en una de las aulas, recibió una llamada telefónica en la que le avisaron que uno de sus hijos, el abogado Juan Manuel Rodríguez González, de 35 años, había sido interceptado por un comando de sicarios encapuchados y ejecutado a tiros.

El homicidio causó durante el día conmoción, porque su padre, Juan Manuel Rodríguez Valadez, aparte de ser maestro universitario, es secretario del Ayuntamiento de la capital de Zacatecas, gobernada por Ulises Mejía Haro, de Morena.

Mientras el Fiscal del estado y el grupo de docentes universitarios dialogaban, se escucharon las fuertes detonaciones de arma de fuego, que cimbraron los muros y ventanas de la institución. Enseguida, los policías ministeriales que lo escoltan salieron del aula donde se realizaba la reunión para investigar que ocurría.

A pocos metros localizaron, tirada sobre uno de los pasillos, cerca de una escalinata, a la estudiante Nayeli Noemí, de 22 años, herida de muerte. Según la versión del Fiscal, sus policías ubicaron al agresor “e iniciaron una persecución pie a tierra, (pero) lamentablemente no fue posible darle alcance”. Trascendió además que Nayeli Noemí se encontraba sola al momento de la agresión, a pesar de que ella estaba bajo un “mecanismo de protección” y normalmente la escoltaban Policías Estatales.

La estudiante de derecho, originaria del municipio de Pinos, había recibido amenazas de un excomandante de la policía ministerial, alias Gary, pues ella lo denunció ante la Fiscalía por el delito de secuestro. Se dijo que los escoltas del Fiscal General de Justicia del Estado no habrían detenido al homicida de la estudiante, a pesar de que fue objeto de “una persecución a pie”, porque identificaron a su excompañero y lo dejaron ir.

En tanto, en el interior del centro universitario, “minutos después de las 20:00 horas, personal de la FGJE detectaron (sic) a un masculino de alrededor (de) 22 años de edad, que traía consigo un arma blanca de aproximadamente 15 centímetros. Al tratar de asegurarlo, dicha persona puso resistencia, lesionando no de gravedad a un elemento de la Policía de Investigación”, es decir de la misma Policía Ministerial. “Cuando aún continuaba el intento por parte de los policías para someterlo, dicha persona comenzó a presentar problemas de insuficiencia respiratorias (sic), y murió también en el interior de la institución educativa, en calidad de no identificado”.

 

Con información de Primera Voz