Sonia López Cardiel, legisladora local de Quintana Roo, presentó una propuesta en la que se contempla una restricción en el caso del aborto para las mujeres que quieran someterse a la interrupción legal del embarazo por segunda vez, caso en el que deberían aplicarse un método anticonceptivo definitivo. De rechazar esto, los médicos podrán negarse a practicarle el aborto.

Pronunciamiento de la Comisión de Derechos Humanos

El Consejo Consultivo de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Quintana Roo se pronunció sobre la propuesta de la diputada independiente, considerando que la propuesta es una medida punitiva y discriminatoria que refleja prejuicios y estereotipos de género porque se castigaría a una mujer por abortar, y de manera específica, a las mujeres que viven vulneradas y empobrecidas:

“Dicha propuesta es discriminatoria en dos sentidos. En primer lugar porque restringiría el derecho de las mujeres a decidir sobre su plan de vida, limitando sus derechos sexuales y reproductivos, particularmente los relacionados a decidir cuántos hijos tener y a elegir los métodos de planificación familiar que se adecuen a su persona. En segundo lugar, es una práctica que diversos organismos internacionales han señalado como esterilización forzada, pues condicionaría a mujeres que vivan en situación vulnerable al acceso a un servicio de salud pública”.

Con información de Primera Voz