El servicio de inteligencia detuvo hoy a Roberto Marrero, jefe de despacho de Juan Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por más de 50 países, ante lo cual Estados Unidos exigió su inmediata liberación.

Marrero fue arrestado en la madrugada por agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) tras allanamientos a su residencia y a la del diputado opositor Sergio Vergara.

Según Guaidó, se desconoce el paradero de su colaborador, aunque diputados permanecían en el Helicoide, sede del Sebin. El propio Guaidó fue detenido durante una hora el 13 de enero pasado.

El arresto del político opositor ocurre un día después que la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, denunciara violentas medidas del gobierno de Maduro contra la disidencia, incluyendo detenciones arbitrarias. Según la ONG Foro Penal, en Venezuela hay aproximadamente 866 presos políticos, de los cuales 91 son militares y 775 civiles.

La detención de Marrero agitó aún más las aguas de la turbulenta crisis venezolana, que avanza hacia un nuevo pico con la advertencia de Guaidó de que pronto marchará con sus partidarios hacia el palacio presidencial de Miraflores, en Caracas, para tomar posesión de la presidencia.

Por su parte, el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, condenó el hecho y exigió la liberación inmediata de Marrero.

Washington lidera el grupo de naciones que reconocen a Guaidó como mandatario encargado, tras juramentarse a finales de enero luego de que el Congreso declarara que el presidente socialista Nicolás Maduro usurpa el cargo por haber sido reelegido de manera fraudulenta.

Estados Unidos no descarta una acción armada para sacar a Maduro, a quien se ha propuesto estrangular económicamente con sanciones como un embargo petrolero que se hará efectivo el 28 de abril.

 

Con información de Primera Voz