Este martes, autoridades argentinas detuvieron a uno de los probables participantes en los hechos violentos del 24 de noviembre al autobús en el que jugadores de Boca Juniors llegaban al estadio del River Plate para jugar la final de la Copa Libertadores.

El imputado fue detenido por los delitos de daño agravado por producirse en el marco de un espectáculo deportivo, impedir la realización del evento de carácter público y promover la formación de grupos destinados a cometer delitos.

El indiciado fue identificado a través de fotos y videos publicados en redes sociales y de cámaras de seguridad de la alcaldía, los cuales registraron el momento del ataque.

El hecho provocó que elementos de seguridad utilizaran gases lacrimógenos para dispersar a los agresores, y dejo como resultado un autobús con vidrios rotos, jugadores lesionados y la suspensión de la final en tres ocasiones.

La Conmebol anunció que el juego se llevará a cabo el próximo domingo en Madrid.

Con información de Primera Voz y López Dóriga