La Organización Vineketik en Resistencia, Adherente a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona del EZLN, denunciaron a la corporación del grupo “Lobo”, por las agresiones de las que fueron víctimas, agredidos aproximadamente a la 1:30 de esta madrugada, dentro del Centro Estatal para la Reinserción Social de Sentenciados (CERSS) número 10 en Comitán de Domínguez, Chiapas.

La agresión inició con una supuesta revisión del plantón dentro del CERSS, no., 10, que culminó con la destrucción del campamento que permanecía desde el pasado 15 de marzo de este año, donde un grupo de presos indígenas iniciaron una huelga de hambre al ser víctimas de tortura por parte de Ministerio Público, la Fiscalía y de judiciales, a quienes acusaron a través de una carga de ser responsables de fabricarles los delitos y de imputarles una sentencia injusta.

Hay que recordar que el plantón que les destruyeron, era para pedir apoyo, era un llamado para exigir su Libertad al llevar varios años presos injustamente y que por ser indígenas que han sido discriminados, pisoteados e ignorados, se podía leer en su queja.

Sin embargo, durante el ataque, les robaron algunos artículos, entre ellos, la lona que cubría el campamento con la que se protegían, una manta y dinero que uno de los compañeros tenía, aunado, a que les restringieron el agua para su aseo personal.

“A las 9:00 am del día de hoy, fuimos a pedir el agua y no contesta el comandante “Chente”, que eso sería hasta nuevo aviso, una clara represión de parte del gobierno, lejos de darle solución y hacer justicia a incrementado la agresión y el abuso de poder”, se lee en la carta emitida por el grupo de reos, este viernes.

En la carta acusan al director del CERSS 10, Alejandro Constantino Hernández, quien aseguran, ha tomado represalias y, denuncian, la corrupción que mantiene dentro del centro penitenciario, donde extorsiona a las familias de nuevo ingreso y realizan torturan dentro de éste centro.

Por lo anterior, piden a la Comisión Nacional de Derechos Humanos, a los organismos nacionales e internacionales, así como a las organizaciones sociales exijan justicia y no más represión.

La Organización Vineketik en Resistencia Adherente a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona del EZLN pide estar atentos de futuros acontecimientos tras su denuncia.