Los socios de la empresa Corredor Oriente Poniente (COPSA), que ofrece servicio en la Línea 2 del Metrobús –que va de Tacubaya a Tepalcates–, denunciaron ante la Procuraduría General de Justicia de Ciudad de México un daño patrimonial por un millón 700 mil pesos debido a la venta ilegal de dos autobuses, sin autorización del organismo de transporte.

Los exintegrantes del consejo de administración incurrieron en los delitos de administración fraudulenta y encubrimiento por receptación, al lucrar con bienes a su cargo, exagerar gastos y emplear indebidamente valores en beneficio propio o un tercero, los que se sancionan con una pena privativa de la libertad de cinco a 10 años.

De acuerdo con la querella presentada el 26 de diciembre, Juan Manuel Martínez Herrera y Pablo Espinosa Saldaña, expresidente y vocal del consejo de administración de COPSA respectivamente, vendieron dos autobuses con valor unitario de 850 mil pesos sin autorización del sistema Metrobús a la empresa Transportes SAJJ, que los desmanteló y convirtió en refacciones.

Además, existen la compra de insumos con sobrecosto hasta de 30% del precio de mercado a la empresa Comercializadora de Refacciones para Buses y Tractos de Oriente, de la que son dueños y la solicitud al organismo descentralizado que los recursos por el pago de la prestación del servicio se depositaran en cuentas bancarias del primero.

 

Con información de Primera Voz