Seguro a esta hora ya estás pensando qué harás de comer, pero ¿no sientes que te falta algo? No hay comida completa sin un buen postre; por eso, hoy te traigo esta sencilla y deliciosa receta: Crème Brûlée de xoconostle y aguamiel, que rinde para cinco personas.

Ingredientes

1 litro de crema para batir

150 gramos de azúcar

1 vaina de vainilla

10 yemas de huevo

3 piezas de xoconostle

1 litro de aguamiel

Para quemar:

1/2 taza azúcar

2 cucharadas de queso cotija rallado

1 soplete

Forma de hacerse

Pelar los xoconostles y quitarles las semillas, picar finamente y agregarlos al aguamiel, cocinarlo a fuego bajo por 2 horas, hasta lograr una compota, reservar.

Después, hervir la crema para batir con la vaina de vainilla abierta de forma longitudinal para extraer las semillas raspando de cada lado. Una vez que haya hervido, retirar la vaina.

Batir las yemas con el azúcar y verterlas en la crema en tres tiempos, en el primer y segundo tiempo, con ayuda de un cucharón, agregar la crema a las yemas; en el tercer tiempo, ya que fueron temperadas las yemas, incorporarlas en el resto de la crema.

Reservar esta preparación.

En cinco tazones, repartir la compota de xoconostle y verter la mezcla de cremas con yemas y azúcar.

Cocinar a baño María en el horno colocando una charola con agua y los tazones sin tapar a 120 grados centígrados por 1 hora y 30 minutos.

Una vez cuajado, sacar del horno y enfriar refrigerando.

Ya fríos, espolvorear con el azúcar y el queso; con la ayuda de un soplete, quemar estos ingredientes hasta obtener una costra caramelizada.

¡Que lo disfrutes!

 

Con información del Chef José Bossuet para Primera Voz