La FBI dio a conocer en una conferencia de prensa que el número de posibles explosivos abandonados en distintas ciudades del país ya asciende a 10.

De acuerdo con la información difundida, los hallazgos se han registrado en Nueva York, Maryland, Florida, Delaware y Los Ángeles.

Cada uno de los artefactos hallados es debidamente inspeccionado y rastreado para determinar su composición, peligrosidad y procedencia.

Las investigaciones actuales se realizan por especialistas de la FBI en un laboratorio de Quantico, Virginia.

 

Con información de Primera Voz