La música vernácula es patrimonio musical y cultural de los mexicanos. Miles de voces han tomado la batuta a la hora de conservar esta tradición musical y es precisamente una de ellas con quien el equipo de Primera Voz tuvo oportunidad de conversar.

Elizabeth Villamar Keer, conocida en sus presentaciones como “Elizabeth, La Voz de los Volcanes” al ser oriunda de Tlalmanalco, Estado de México, descubrió su amor por la música vernácula a los siete años, al cantar de manera improvisada en el cumpleaños de su abuelito. Ese bello detalle infantil se convertiría en el detonador para que, desde hace siete años, dedique su voz a recrear los grandes éxitos del cancionero tradicional mexicano.

Con siete años de experiencia como cantante profesional, Elizabeth ha tenido oportunidad de presentarse en diversos eventos a lo largo y ancho de México prácticamente desde el arranque de su carrera.

La Feria de la Nuez 2012 fue la primera en disfrutar su voz, y repitió en 2013. A partir de ahí, ¡no ha parado! Se convirtió en una asidua del Festival Cultural La Muerte Chiquita, dirigido por el profesor de Artes Plásticas Rubén Carcaño gracias a sus presentaciones en 2014, 2015, 2016 y 2018, además de dos presentaciones mensuales consecutivas en la Caravana Cultural Acerca-Arte en 2016, su papel como Voz Vernácula Representativa de la CNC Tlalmanalco, ese mismo año y una presentación en el Festival Internacional Tlalmanalco 2018, aunque aún no está satisfecha; le gustaría presentarse en alguna edición del Festival Cervantino y en la Feria de San Marcos, en Aguascalientes, por lo que trabaja duro para buscar una oportunidad.

Alguna vez, durante una presentación en la Ciudad de México, notó que un niño de aproximadamente 10 años la miraba desde la parte frontal del escenario; cuando bajó, el niño le dijo “¡Hola! Te esperé para decirte que cantas hermoso, yo quiero cantar un día esa música porque la oigo y siento bonito en mi corazón”. Eso la motiva, pues quiere decir que las nuevas generaciones no sólo oyen, sino que también escuchan con atención. Considera que es algo que no se debe perder y da la pauta para inculcar a los niños el respeto y el amor por la cultura como un buen comienzo para superar estos tiempos difíciles, pues enseñar a los niños a asumirse y reconocerse como mexicanos, fomentar en ellos la apertura al arte y la cultura en general, es el primer paso para perpetuar la música tradicional mexicana, además de que los aleja de la delincuencia y los malos hábitos.

Creo que mi corazón nació cantando

Para Elizabeth, la música vernácula significa la libertad del pueblo desde tiempos de la revolución; es la voz, el corazón y el sentimiento de México, con hermosos matices que nos identifican y representan como mexicanos; a veces es bravía y fuerte, a veces es sensible, amorosa, justo como nuestro pueblo. “La música vernácula es mi patria, mis raíces, mi hogar”, dice con visible emoción.

Figuras como Lola Beltrán, Pedro Infante, Alberto Ángel “El cuervo” y Amalia Mendoza se encargaron labrar el destino de Elizabeth, aunque fue Juan Gabriel quien despertó en ella el deseo no sólo de cantar, sino de interpretar la música, alimentarla con su propio sentimiento y vivencias; de hacerla suya.

Sin embargo, contrario a lo que se podría pensar de alguien dedicada a la música vernácula, disfruta mucho otros géneros en la intimidad de su hogar; le gusta la música de cámara, sobre todo la de Vivaldi y Beethoven; en el plan instrumental Ennio Morricone es su favorito, y complementa su playlist con la música de leyendas como Bon Jovi, Queen, The Beatles, The Rolling Stones; boleros de Julio Jaramillo, Celia Cruz, música árabe, ritmos gitanos y flamenco. Para ella, es sumamente importante abrirse a todo tipo de música para entrenar el oído, nutrirse y entender el lenguaje de cada género.

Elizabeth Villamar, La Voz de los Volcanes, se mantiene siempre activa dentro del medio, pues cada semana o quincena se presenta en eventos privados, además de los festivales culturales. Quien guste contactarla, puede hacerlo a través de su perfil en Facebook; escúchenla y disfruten.

 

Con información de Primera Voz