El Tribunal Disciplinario de la Conmebol resolvió sancionar al equipo argentino River Plate el 2019.

Además de determinar que el juego de vuelta de la final de la Copa Libertadores se jugará en el estadio Santiago Bernabéu el 9 de diciembre, el organismo decidió que el equipo deberá jugar los próximos dos partidos como local en competiciones oficiales a puerta cerrada.

Esta decisión se tomó tras los hechos violentos ocurridos en las inmediaciones del estadio y las declaraciones de los presidentes de los clubes involuvrados; Daniel Angelici, presidente de Boca, pidió que River fuera descalificado y Rodolfo D’Onofrio, de River, dijo que el presidente Mauricio Macri estaba de acuerdo con que la final se disputara en el Monumental de Buenos Aires con público.

Con información de Primera Voz y CNN.