La Procuraduría General de la República (PGR) y la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda (SHCP) tienen bajo investigación al general brigadier Eduardo León Trauwitz y ya fueron congeladas sus cuentas bancarias.

Eduardo León Trauwitz es, hasta ahora, el primer exfuncionario de alto nivel sujeto a investigación por robo de combustible. En las carpetas de investigación de la PGR, derivadas de las acciones en PEMEX, se consignan testimonios de funcionarios de la paraestatal que, en calidad de testigos, le atribuyen al general responsabilidad en dicho delito.

Por su parte, la Unidad de Inteligencia Financiera de la SHCP investiga a 30 distribuidoras de gasolina presuntamente implicadas en la venta de combustible obtenido ilegalmente. Santiago Nieto, su titular, informó que llevaron ante la PGR cinco casos relacionados con el robo de hidrocarburos que incluyen a un exfuncionario de Pemex, un exdiputado local y un exalcalde, y detalló que se han realizado bloqueos de cuenta a 15 personas y a 24 relacionadas.

Eduardo León Trauwitz fue un hombre poderoso protegido por Peña Nieto, a quien había servido como escolta desde el Estado de México. Éste no le dio la jefatura del Estado Mayor Presidencial (EMP) pero, a cambio, le otorgó un ascenso a destiempo y lo colocó en una posición de seguridad nacional en la que llegó a manejar 5 mil millones de pesos y 2 mil 500 efectivos del Ejército, además de cientos de agentes civiles.

Peor aún, la Subdirección de Salvaguardia Estratégica (SSE) de PEMEX, que estuvo al mando de Eduardo León Trauwitz, al final de la administración pasada presentó a la empresa petrolera como víctima de la expansión de la delincuencia organizada. Además, en el libro blanco sobre la “estrategia de salvaguardia” de PEMEX 2012-2018, la oficina que estuvo a cargo del general también aseguró que el incremento registrado entre los años 2016 y 2017 “estaba proyectado para, a partir de entonces, empezar a decrecer”.

 

Con información de Primera Voz